Posted on / by Edgar Moscardó

Cuando Netflix mató a los piratas

A veces las empresas o negocios se encuentran en momentos en los que parece que no hay solución posible al problema que les ha surgido y cuanto mayor alcance tiene dicho problema en el sector la solución parece más imposible. Eso pensaba la industria audiovisual a finales de los 90 principios de los 2000 cuando las plataformas Napster, Kazaa o Edonkey aglutinaban a millones de usuarios en hordas de “piratas” que habían encontrado en ellas la forma de disfrutar de contenido de forma gratuita. Para que nos hagamos una idea sería como si alguien le contase a millones de personas la forma de venir a nuestro restaurante a probar nuestros platos y marcharse sin pagar….Terrorífico, no?

Las principales productoras y sellos discográficos pusieron el grito en el cielo, o mejor dicho en el Capitolio americano, para que comenzarán a ver la luz una serie de normas o leyes enfocadas a proteger sus intereses. Esta tendencia cruzó el charco y llego hasta la vieja Europa que veía con impotencia como siempre iban un paso por detrás de los piratas, algo así como ocurría con Jack Sparrow y sus perseguidores. ¿Funcionaron estas medidas? No, ni estas ni las que les siguieron como el cierre de paginas web que ofrecían links a miles de películas, documentales o discos. Todo parecía perdido hasta que aparecieron plataformas como Netflix; ¿Cómo lograron hacer que millones de personas de diferentes países , niveles sociales y económicos abandonasen el contenido gratuito y empezaran a pagar por ello?

Pensar en el espectador

O lo que es lo mismo, se pusieron en la piel de aquellas personas ( sus futuros clientes) para saber qué era lo que querían y en qué formato. De esta forma se dieron cuenta de que había que crear una interfaz sencilla, muy visual y que aportase calidez ya que si todo salía como ellos querían la gente incluiría en sus vidas su plataforma.

Estrategia de precios

 

¿Cómo desarrollas una estrategia de precios sabiendo que tu cliente potencial está pagando 0€ por lo mismo? En Netflix tuvieron claro que había que reeducar a los clientes pero que no podían poner precios altos ya que eso evitaría que los probasen, así que pusieron un precio muy bajo para acceder pero te daban acceso a una gran cantidad de material audiovisual a cambio y encima te evitaban tener que andar buscando lo que querías con una calidad que el contenido pirata no solía proporcionar. Es decir, en realidad te estaban cobrando por la comodidad de encender la tv y ponerte a disfrutar en lugar de buscar la película, esperar a que se descargase, pasarla a un pendrive y conectarla a la tv. Habían creado un valor añadido.

Economía compartida

 

Si le facilitas a los clientes la tarea de ver una película, lo haces a un precio contenido ( teniendo en cuenta que venían de no pagar nada) ¿Qué mas puedes hacer? Hacer que esa cantidad se reparta entre varias personas para que puedas llegar a más personas y que sean tus propios clientes los que actúen como comerciales de la marca. Netflix nos decía: Si vienes tú solo pagarás 7€ al mes pero si vienes con dos personas más el mes te sale a 5€…¿Interesante no?

Cada sector tiene sus propias reglas, sus propios problemas y sus propias ventajas. Lo importante es conocerlas y saber cómo afrontarlas, no dejar nunca que el desánimo se apodere de tu negocio y lo más importante; seguir mejorándolo siempre.

 

Tags: