Posted on / by LaBase

Anticípate a la debacle electoral

Comienza la cuenta atrás para la nueva normalidad. Lejos quedan las semanas de confinamiento, los gabinetes de crisis, la iniciación a las videollamadas y la imposibilidad de realizar acciones a pie de calle. Ahora todo empieza de nuevo, hay tiempo para tomar perspectiva y comenzar a reconstruir con calma… Sí eras de las personas que piensas así te anticipo que en las próximas elecciones lo vas a pasar mal.

Ya ha transcurrido un año desde que se conocieron los resultados de las elecciones municipales y europeas, un año en el que hemos tenido elecciones generales, un atisbo de desaceleración económica y una pandemia que ha sumido, y lo seguirá haciendo, en el caos al sistema económico y a la sociedad. Puede parecer que los casi 1.000 días que nos separan de unas nuevas elecciones den para mucho pero la realidad es que en menos de lo que piensas comenzarán a haber movimientos en tu municipio; movimientos electorales provocados por un malestar de la sociedad y movimientos económicos por cierres de empresas, y con todos esos movimientos será difícil que tengas tiempo para organizar una estrategia o de implementar la que habías diseñado antes de que un virus hiciese saltar la normalidad por los aires.

Si hace años la campaña permanente era algo importante para lograr poner orden en el día a día de un equipo de gobierno, ahora se configura como algo imprescindible para evitar que el caos se apodere de todo. Párate a pensar que es muy posible que los ciudadanos tarden un poco en volver a querer reunirse contigo en un sitio cerrado para contarte sus problemas o que será harto complicado que puedas rodearte de decenas de personas en las fiestas locales. Simplemente esa oportunidad se ha evaporado y no deberías confiar en que vuelva, al menos no en el corto plazo.

A ti, que crees que tu deber como cargo público es gestionar encerrado en el ayuntamiento y trabajando 16 horas al día tengo que decirte que necesitas restablecer tus objetivos, necesitas replantear tu estrategia, necesitas ver como la nueva normalidad moldea una sociedad que no había conocido una situación como la vivida y eso se traduce en tiempo, un tiempo que es el que es y que no puedes controlar. Lo único que puedes controlar es cómo aprovechar cada minuto, cómo sacarle el máximo rendimiento a tus acciones y en cómo mejorar tus mecanismos y canales de comunicación.

Todo lo demás se perderá como lágrimas en la lluvia.

Tags: