Posted on / by LaBase

La rebelión de las PYMES: La lucha contra la crisis ha comenzado

Desde el lunes 22 de junio nos enfrentamos a la nueva normalidad, no sabemos si será mejor o peor, lo único que sabemos es que ya nada volverá a ser como antes, al menos no en el corto plazo. Aquel 13 de marzo a las 15:00 empezó el cambio, un cambio que transformaría nuestra forma de relacionarnos, de pensar y por ende de consumir.

Las pequeñas y medianas empresas son el motor de la economía española, podemos englobarlas en grandes sectores: turístico, construcción, alimentación o retail pero al final, al otro lado del mostrador o del teléfono, casi siempre hay una pequeña sociedad limitada o un autónomo. No es justo que, tan solo 12 años después de una gran crisis, tengan que enfrentarse a otra de mayor envergadura pero el tiempo es el que es y no podemos cambiar las reglas del juego.

El peor escenario se ha hecho realidad

¿Cómo se enfrenta una PYME a, casi seguro, la segunda crisis en su existencia? Lo primero que deben entender es que esta crisis golpeará con 6 meses de retraso y esto, como todo en la vida, tiene su parte positiva y su parte negativa. La parte negativa es que desconocemos el alcance real del impacto económico, sabemos que llegará pero no podemos ni siquiera intuir hasta dónde alcanzará. La parte positiva es que aún estamos a tiempo de planificar y gestionar la crisis, podemos ir viendo en qué hemos dejado de ser competitivos y buscar fórmulas para revertir la situación, es decir tenemos tiempo de Reinventarnos.

En segundo lugar, los hábitos de consumo han cambiado, la digitalización es una exigencia fundamental para cualquier empresa que exista, tenga como cliente final una persona o una industria. Hemos aprendido a buscar en internet todo aquello que queríamos o necesitábamos durante 98 días, por ello ahora seguiremos haciendo lo mismo, querremos saber lo que hay fuera de carta en un restaurante o la ubicación de las mesas antes de ir, quizá queramos más información sobre las tallas de las prendas que queremos comprar, algo más allá del ancho y el largo, en resumen, querremos tener lo offline en el mundo online.

En tercer lugar, las propuestas de bienes y servicios deberán variar, se acabó la tranquilidad de algunos sectores que han perpetuado un modelo a lo largo de los años y que no han modificado porque les iba bien. En un mercado hipercompetitivo como el que nos espera, debemos ir más allá de “lo que nos ha funcionado siempre”, debemos ser capaces de interactuar con nuestro cliente para saber qué necesita, qué espera y qué quiere de nosotros para poder ofrecérselo.

Nos esperan unos meses complicados pero como aprendimos en 2008: Las crisis son el momento en el que más oportunidades aparecen, aprovéchalas.

Tags: